Comunidad Valenciana

Contactos entre valencianos infieles

Registro rápido Entrar

Casado valenciano infiel

Quince años de matrimonio casi los tiro a la basura por una noche. 15 años de matrimonio en los que construí con mi mujer un hogar con tres hermosos hijos. Mi nombre es José García y soy de Valencia. Tengo 45 años y por poco estuve de perder a mi familia por una infidelidad.

Aquí les contaré mi historia;

En toda mi vida de casado nunca había sido infiel ya que no tenía esa necesidad. Con mi mujer tenía una vida sexual muy activa y me encantaba tener siempre presente a mi mujer ya sea para salir o para estar en la casa, me agrada su compañía.

La imprudencia que cometí fue durante mi trabajo ya que soy gerente de un hotel en el centro de la ciudad de Valencia y ya tenía 10 años en ese empleo. Pero una buena noche unos chavales bastante locos y con mucho dinero alquilaron el salón del hotel y todo un piso para una despedida de soltero en las que contrataron muchas strippers y chicas de compañía. Uno de los muchachos bastante ebrio me ofreció a mí y a mi asistente una chica para cada uno, la verdad no me pareció mala idea prácticamente me regalaron toda una noche con una mujer muy hermosa yo acepté y la llevé a una habitación la chica me preguntó que si quería hacerlo con o sin condón y le respondí que no se sentía igual que yo la quería sentir sin condón.

Ella aceptó y yo aproveché para tener una noche alucinante con una experta sexual. Ella se movía como una diosa y tenía su cuerpo lleno de aceite. Pasamos toda la noche teniendo sexo, no la dejé dormir y no desaproveché ocasión para hacer con ella lo que no hacía con mi mujer, sexo anal y ahogarla mientras ella me hacía sexo oral.

Pensé que tenía mucha suerte porque esa oportunidad que se me presentó no le pasa a cualquier hombre y la disfruté al máximo.

Al cabo de unos días afortunadamente no tuve relaciones con mi mujer porque ella tenía su periodo menstrual. Esos días ya empecé a sentirme mal, me ardía mucho al orinar, me asusté e inmediatamente fui al médico que me examinó y me dijo que me habían pegado la gonorrea.

El doctor me recetó el tratamiento más feroz y rápido y lo cumplí disciplinadamente, pero no fue fácil esconderme de mi mujer. No podía tener relaciones con ella porque había riesgo de contagio. Cuando me buscaba me negaba decía “me siento muy mal, tengo dólar de barriga” pero no podía decir eso siempre así que fui a quedarme unos días a casa de mi hermana con la excusa de cuidar a mi madre unos días, me aterraba pensar que le podía pegar esa enfermedad a la madre mis hijos.

No actué nada bien la aventura de una noche me salió muy cara en medicinas y me estresó y preocupo al límite le tuve que mentir a mi mujer, pero gracias a Dios todo ya pasó.