Región de Murcia

Contactos entre murcianos infieles

Registro rápido Entrar

Pamela murciana infiel

3 años duró mi matrimonio después de una mala decisión. Mi nombre es Pamela y soy de Murcia. Tengo 28 años y hasta hace poco más de tres meses estaba casada, pero se terminó la relación con mi esposo por mi imprudencia.

Os contaré la historia de mi infidelidad;

Desde comienzos de este año mi esposo tuvo que emigrar a Holanda por una oportunidad que se le presentó para trabajar como abogado para una gran compañía. Yo me puse feliz por él porque necesitaba ese empleo y ese salario a pesar de que lo iba a ver muy poco. Desde el primer mes recibí parte de su sueldo que me envió para la alimentación de nuestro hijo, el pago del alquiler y la verdad que su trabajo mejoró mucho nuestra calidad de vida.

Me alegró mucho que todo estuviese mejor económicamente, pero la verdad es que me sentía muy sola. Llevaba todas las mañanas a mi hijo al colegio y lo recogía al finalizar la tarde, dormía sola y estaba todo el día sola en casa con pocas cosas para hacer.

Ya me había cansado de la soledad y me entro el cosquilleo de hacer algo para divertirme y distraerme así que decidí organizar un reencuentro con mis compañeros de la Universidad. Pude contactar a 7 de mis antiguas amigas y a 4 de mis amigos y nos reunimos en mi piso, compré bocadillos y bebidas, y la verdad es que lo pasamos muy bien ya que lo necesitaba.

Pero después de la reunión uno de mis amigos empezó a escribirme, pero pensé que sería solo como amigos. Cuando le comenté que siempre estaba sola en mi casa casi todo el día él se ofreció a hacerme compañía y yo tomé esa propuesta como algo bien directo. Ante eso, le pregunté que quería hacer conmigo y me dijo que seguro no se aguantaría y se sobrepasaría conmigo porque estaba mucho más hermosa de lo que lo era en la Universidad y que no podía dejar de pensar en mí. Eso me excito mucho y necesitaba tener sexo ya que estaba muy necesitada. La soledad que sufría por aquellos días me hizo cambiar mi forma de pensar y me atreví a invitarlo a mi casa para que estuviéramos solos ya que mi marido nunca estaba conmigo y por su trabajo pensé que nunca se enteraría.

El día que lo invité estaba yo impaciente y antes de que llegara me tome varias fotos desnudas y se las envié a su móvil. Eso provocó que cuando él llegara ni hola nos dijésemos ya que fuimos directo a la habitación donde hicimos el amor intensamente. Fue verdaderamente fuerte ya que los dos no aguatábamos más las ganas.

Con mi marido en Holanda mi amigo siguió visitándome cada mañana y cada tarde de todo un mes.

Cuando mi marido llegó para un fin de semana se enteró de todo. Yo no sabía que él le había pedido al vigilante de nuestro edificio ver las cintas de video de la cámara que estaba en la entrada de nuestro edificio. Así que notó las visitas que me hizo mi amigo a nuestro apartamento y yo ante eso no lo puede negar.

Al cabo de tres meses ya estábamos divorciados. Pienso hoy fríamente las cosas y mi esposo no se merecía que yo lo engañara mientras él trabajaba para mí y nuestro hijo.