Comunidad de Madrid

Contactos entre madrileños infieles

Registro rápido Entrar

Madrileña infiel de 29 años

Mi nombre es Emily Rivero y soy de Madrid. Tengo 29 años y le fui infiel a mi novio con mi profesor de tesis. Cuando mi novio me descubrió me dejó.

Llevaba con mi novio dos años, lo conocí en el trabajo ya que ambos somos abogados y trabajamos en el mismo juzgado tributario. Ya nuestro noviazgo iba muy enserio puesto que dos años era suficiente tiempo para conocernos, presentarnos a nuestras familias y viajamos varias veces. Todavía no vivíamos juntos, pero había días en yo me quedaba en su casa, y ambos pensábamos en un futuro juntos.

Pero se me presentó una oportunidad para hacer un doctorado y yo la aproveché. Me inscribí y pasé todas mis materias con buena nota, solo me faltaba defender mi tesis. El profesor que me asignaron era un abogado que ya me había dado clase. Me encantó ver materia con él, me conecté al instante porque le entendía todo y me emocionaba como daba sus clases, la pasión que le ponía además de lo inteligente que era. Estaba muy bien a pesar de ser mayor, tenía un aspecto intelectual bien guapo y siempre vestía muy bien.

Cuando empezó las asesorías de la tesis cuadramos hacerlas en su despacho, lo visitaba en su oficina cada tarde de miércoles a viernes. Durante 4 semanas compartí tanto con él que sinceramente me enamoré; no es lo mismo la verdad que un chico te demuestre interés y te llegue a gustar porque él te demuestra que te quiere que enamorarse de alguien después de conocerlo día a día naturalmente.

Cuando llegó el día de mi defensa todo salió perfecto, máxima puntuación con mención honorífica para publicación, pero estaba triste ya no tenía motivo para seguir viendo a mi profe.

Ese día de mi defensa había planificado celebrar con mi novio, pero me dije que él podía esperar. Mi prioridad es seguir viendo al profesor a quien le pedí que fuera a festejar conmigo a tomarnos unos tragos y el gustoso aceptó. Fuimos a beber, pero también bailamos ahí yo aproveché para ponerme de espalda a él y arrimarle mis nalgas, él no se movió mas bien sentí como se ponía duro entonces ya era el momento de irnos de ahí. Le dije que quiero que me lleve a un motel y que tengamos sexo, que me gustaba; él no perdió la oportunidad y nos fuimos rápido, al llegar al motel di lo mejor de mí, me entregue totalmente a él.

Eventualmente nos seguimos viendo y un buen día mi novio se enteró al ver mi móvil que descuidadamente lo dejé en la cama desbloqueado mientras me bañaba. Él me reclamó muy fuerte y terminó conmigo, me dolió, pero con el tiempo formalice mi relación con mi antiguo profesor de tesis del cual si estoy enamorada.