Extremadura

Contactos entre extremeños infieles

Registro rápido Entrar

Sara una chica infiel de Badajoz

Mi nombre es Sara y soy de Badajoz. Tengo 35 años y hasta hace poco más de un mes estaba comprometida, pero fui infiel y ahora me casaré con mi amante.

Desde la universidad mi amiga Olga y yo fuimos las mejores amigas, no solo estudiábamos juntas, sino que también planificábamos nuestro horario para ver las mismas materias en las mismas secciones para siempre estar juntas en todo incluso dormíamos en la misma residencia.

Después de terminar la universidad ambas conseguimos nuestro trabajo y también a nuestros novios, yo acepté ser novia de un chico que me venía tomando la pista desde la universidad. Habíamos compartido tanto que tenía mucha confianza en él, era un muy buen amigo y una muy buena persona a pesar de que no me sentía muy enamorada, él sí siempre se portaba de maravilla conmigo demostrándome que me quería mucho; mientras que mi amiga aceptó ser novia de un empresario que conoció.

Eventualmente mi amiga y yo salimos con nuestros novios a cenar, a compartir a reuniones y la verdad que el novio de mi amiga si me atraía más tanto físicamente como su estilo de vida ya que él tenía mucho más dinero.

Decidí que si tanto me atraía el tanto que no dejaba de pensarlo debía obedecer esos impulsos que sentía así que le empecé a escribirle al novio de mi amiga para pedirle encuentros. Almorzábamos juntos y empezó a hacerme transportes llevándome y trayéndome del trabajo. Él nunca se atrevió a insinuarme algo así que fui yo quien tenia que dar otra vez el primer paso y entonces me armé de valor para hacerlo, hasta eso momento todavía no había pensado que consecuencias pudiera haber traído.

Un día después que me buscara del trabajo le dije que subiera esta vez hasta mi apartamento para invitarle un café ya que se ha portado muy bien conmigo. Él subió y yo aproveché para atenderlo y me cambié de ropa y me puse el pijama más corto que tenía sin sujetador y debajo del short el hilo más pequeño que tenía. Cuando me vio como estaba empezó a sudar y hasta tatareo varias palabras. Yo me senté a su lado y le confesé que él me gustaba mucho y que quería empezar a tener una relación con él, aunque tuviéramos que empezar, así como amantes él estuvo muy callado así que yo le dije que iba a tener que convencerlo y me quité el short y la blusa de pijama quedando solo con el hilo puesto para sentarme a sus piernas, después de eso hicimos el amor ahí mismo el sofá.

Después de meses de ser amantes ya nos enamoramos mutuamente y decidimos contarles a nuestras parejas las cuales se alejaron de nosotros y mas nunca nos han vuelto a hablar, es una lástima perdí a una amiga muy buena pero al menos conseguí a mi pareja de la cual dentro de un mes me casare con él.