Catalunya

Contactos entre catalanes infieles

Registro rápido Entrar

Chica joven infiel Barcelona

Hola mi nombre es Betania y soy de Barcelona. Tengo 21 años y le fui infiel a mi novio con su mejor amigo.

Conocí a mi novio hace como dos años y llevamos uno de novios. Desde que empezamos a salir compartíamos más con sus amistades que con las mías, salíamos a los bares, a las discotecas y hasta de vez en cuanto a la playa, era muy agradable compartir y tener nuevos amigos, pero no pude evitar sentir atracción física por uno de los amigos de mi novio su nombre es Jordi Padrón.

Casualmente era la persona que era más amigo de mi novio, estaban juntos desde pequeños, y siempre planificaban estar juntos para ver sus partidos de futbol y hasta hacían trabajos juntos y como era normal yo siempre también estaba con mi novio por lo que los tres compartíamos siempre hasta tal punto que cuando Jordi se iba sentía que lo extrañaba.

Un día Jordi llego con la noticia que se iba a mudar a Italia ya que su padre estaba allí y lo llamó para que estuvieran con él y le ayudara con una empresa comercial que había abierto. Jordi aceptó puesto que quería compartir con su padre y ese trabajo era lo más estable que podía conseguir, nos contó la noticia y la verdad que me sentí muy triste a pesar de que no era mi novio puesto que convivía tanto con él y con mi verdadero novio que sentía que tenía dos novios aunque solo tuviera relaciones con uno de ellos.

Mi novio le organizo una despedida en una casa que alquilamos en la playa junto con sus otros amigos, por supuesto yo también fui y aproveché para compartir con él todo lo que pude. La primera noche ya que fue todo un fin de semana que nos quedamos viernes-sábado y domingo nos trasnochamos frente a la playa en una fogata. Cuando nos fuimos a dormir yo fui a la habitación con mi novio y tuvimos relaciones esa noche, aunque cuando terminamos y él dormía no dejaba de pensar en Jordi; me levanté y la puerta de su habitación estaba abierta todavía no dormía, estaba revisando su móvil por lo que aproveché para entrar y lanzarme a él. Le dije “quiero darte una despedida especial” le quité el móvil de sus manos y me monté encima de él, Jordi se alarmó y me dijo en voz baja que hacía ya que su amigo puede despertar Le contesté, tranquilo está súper dormido por favor aprovechemos. Enseguida lo besé y puse mi mano sobre su polla que no tardó en ponerse dura y ya no me opuso más.

Al día siguiente nos tratamos como si nada hubiera pasado, pero ambos nos mirábamos con ganas de volverlo a hacerlo. Entonces él aprovechó un momento mientras yo cocinaba para decirme al oído que me esperaba en la madrugada en la playa. Por supuesto yo fui después de revisar que todos durmieran y pasamos la madrugada haciendo el amor en la playa.