Cantabria

Contactos entre cántabros infieles

Registro rápido Entrar

La infidelidad de una chica de Santander

Al primer año de matrimonio le fui infiel a mi esposo. Mi nombre es Alicia y soy de Santander. Tengo 24 años y todavía estoy casada.

Os contaré la historia de mi infidelidad;

Me casé como os dije antes, hace apenas un año con mi novio desde hacía ya 4 años; tenía con mi pareja una relación muy alegre y estable hacíamos todo juntos y nos teníamos mucha confianza. Ambos revisábamos el teléfono y las redes sociales del otro y nunca nos reclamamos nada.

Pero fue con mi nuevo trabajo que tuve la ocasión de resbalar y caer en la infidelidad, conseguí empleo como decoradora de interiores en una agencia inmobiliaria, desde que me contrataron sentí que mi jefe lo hizo porque le atraía.

Mi jefe desde que empezó a trabajar tuvo atenciones conmigo, me daba vueltas en su coche hasta mi casa después de trabajar. Momento en el que aprovechaba siempre tocar sutilmente mi mano y mis piernas. Nunca me atreví a decirle nada pues tampoco era tan evidente o grosero.

Pensaba que, si en algún momento mi jefe iba más allá y me obligaba a acostarme con él, no sabía cómo iba a reaccionar yo porque nunca había estado en esas situaciones.

Pero llegó el día, mi jefe me pidió que lo acompañara para ver una casa que ya había vendido para que planificara la decoración con las indicaciones del cliente. Cuando llegamos era una mansión y mi jefe trajo de su coche vino para celebrar, pensé que no tenía nada de malo porque la comisión que me tocaba a mí era bastante grande así que empezamos a beber hasta que se acabó y entonces mi jefe me propuso seguir celebrando en la habitación para estrenar la casa, mientras me manosea las caderas. Yo me reí, no sé si será por el alcohol, pero él me levantó y me puso delante de suya encaminándome a la habitación mientras me arrecostaba su cuerpo a mi espalda sus manos ya tocaban mis nalgas, entonces ya supe que había perdido el control y que no iba a tener la fuerza para detenerlo. Me susurró al oído que desde que me vio quería sentir mi cuerpo desnudo, ahí se erizo toda la piel y él siguió con el acto quitándome la ropa y montándome en la cama para hacerme suya.

Desde aquella ocasión cada vez que en la inmobiliaria se vende una casa mi jefe me lleva a ella a celebrar para que nos acostemos. No entiendo porque pierdo siempre el control, no domino esas situaciones y me dejo llevar por lo que él quiere.

Afortunadamente mi esposo no ha sospechado de nada pero quisiera detener lo que pasa con mi jefe por que no quisiera perder mi matrimonio, me asusta pensar eso ya que yo amo a mi esposo.